El Real Decreto 450/2005 de 22 de abril, regulador de las especialidades de enfermería, ha seguido un modelo de implantación discriminatorio al dar plazos diferentes para regularizar la situación en las distintas especialidades que contempla. Hablamos de diferencias superiores a una década si se comparan las especialidades de Salud Mental y Pediatría con la de Familiar y Comunitaria y probablemente superior a dos décadas en el caso de médico-quirúrgica (todavía por regularse). Este hecho perjudica a todos, pues las primeras en regularizarse (salud mental y pediatría) dejaron fuera a multitud de profesionales que, hoy en día, cumplen requisitos de especialistas, y las últimas (comunitaria y médico-quirúrgica) tardarán mucho más tiempo que sus compañeros en obtener el reconocimiento y el incremento salarial de especialistas.

Otra cuestión es que el RD 450/2005 recoge una única posibilidad de vía excepcional para cada especialidad, a pesar de tener conocimiento los Ministerios de sabias que 1Sanidad y Educación, como ya hemos mencionado, de que esta medida, en las profesiones de Medicina, Farmacia y Psicología, ha tenido que ser modificada en varias ocasiones por ser insuficiente para la regulación de la situación de los profesionales. Por lo tanto, ya era previsible que tampoco diera respuesta satisfactoria a la profesión de Enfermería.

Lo anterior, se agrava por el hecho que el R.D. mencionado no recoge en ningún apartado que la vía excepcional tendría una única fecha de convocatoria. Dando lugar a confusión al permitir interpretar que podría haber más de una convocatoria para
regularizar progresivamente la integración de los profesionales como especialistas.

ironias

El RD 450/2005, de 22 de abril, nos hizo creer que una única vía excepcional era suficiente para regularizar la situación, pues preveía que, con celeridad y eficacia, los puestos de áreas de especialización serían ocupados por profesionales con titulación. La realidad se ha separado de la finalidad de la norma y estos puestos han continuado, durante años, cubriéndose de forma habitual con enfermeros generalistas, dado que las plazas que cada año son ofertadas para su
provisión son exageradamente superiores al número de especialistas titulados.

sabias que 2Este modelo, que quiere estar a la altura del modelo médico, convoca 9 veces menos plazas de formación que el MIR, unas mil cada año, las cuáles no pueden dar respuesta al gran volumen de puestos por cubrir, por lo que el problema se magnifica anualmente. Es decir, cada vez hay más enfermeros generalistas que inician su carrera profesional en un área de especialización. Sin que ello se vea después reflejado en sus derechos profesionales.

Esta gestión deficiente es la que al final provoca que se deba reconocer a los enfermeros generalistas la posibilidad de adquirir las competencias y capacitación propias de la especialidad a través de: la experiencia profesional durante el desempeño de nuestro trabajo, el desarrollo de nuestra carrera profesional, la formación continuada en nuestra área de especialización (postgrados, master, cursos, asistencia a congresos,...) y nuestra dedicación a la docencia, por ejemplo formando a nuestros compañeros que cursan el EIR, como profesores asociados en la universidades, así como trabajando en investigación o en gestión, ejerciendo como coordinadores, supervisores,...

Por todo lo mencionado anteriormente estamos en situación de denominarnos:
Enfermeros Especialistas sin titulación oficial “EESTO”

Sin dejar atrás los acontecimientos pasados queremos hacerles partícipes de la caótica situación actual.

Durante años no ha habido una regularización para que los profesionales con titulación pudieran optar a sus áreas de redaccion medicaespecialización, lo que ha propiciado una serie de reivindicaciones y protestas de sindicatos que están teniendo su fruto. Este fruto son las ya mencionadas normativas autonómicas que contemplan:

  • El traslado forzoso de personal interino y eventual no titulado, independientemente de su formación y años de experiencia en el puesto.
  • Un sistema en el que coincidirán enfermeros titulados y no titulados en las unidades, con las mismas capacitaciones, funciones y responsabilidades, pero con retribuciones económicas mayores a los titulados.
  • Falta de equidad tanto territorial, pues las normas son distintas en cada autonomía, como por el tipo de contrato laboral que tenga.
  • Incongruencia de las normativas con “Bolsas de contratación temporal por especialidades”, donde se le exige al personal eventual requisitos de experiencia y formación específica en el área. Aclaramos que, estás “bolsas” hasta ahora muy valoradas, ya no tienen sentido con las nuevas normativas aplicadas, dejándose de valorar la experiencia de este personal eventual, que hasta ahora había sido imprescindible en las contrataciones.
  • Incoherencia. Pues el Ministerio de Sanidad tiene a cientos de miles de enfermeros generalistas trabajando en áreas de especialización, a los que considera personal cualificado que da cuidados de calidad, enfermeros referentes en la sanidad y reconocidos por el resto de los países europeos, y por los propios pacientes como han demostrado las encuestas de calidad. Pero lo contradicen estas normativas de las comunidades autonómicas que parecen decir que, según el número de especialistas titulados en cada promoción, así será el número de especialistas sin titulación trasladado y desplazado del lugar donde está desarrollando su trabajo.
    La calidad asistencial se da, o no se da. Las competencias se tienen o no se tienen. Es incoherente que hoy las tengamos y dentro de dos años ya no. ¿Las Comunidades le están diciendo a los pacientes que tiene personal no capacitado atendiéndole?
  • Desprestigio a los profesionales. A hilo de los puntos anteriores. La nueva situación dará lugar a que en las unidades haya personal titulado y no titulado, creando en los pacientes sensación de incertidumbre al recibir el mensaje que unos están siendo atendido por profesionales más capacitados que otros, creándose unas situaciones de desigualdad en la atención sanitaria que entendemos puede ser motivo de denuncias. Recordemos qué en la atención médica, no puede haber discriminación y desigualdad, que unos pacientes sean atendidos por médicos especialistas y otros no. Sin embargo, en enfermería convivimos profesionales especialistas sin titulación oficial EESTO, profesionales con titulación oficial por vía excepcional, enfermeros especialistas vía EIR de 1 año y especialistas vía EIR de 2 años.

EJEMPLOS DE NORMATIVAS AUTONÓMICAS:

  • DOE 136 de 15 julio de 2016 SERVICIO EXTREMEÑO DE SALUD RESOLUCIÓN de 21 de junio de 2016, de la Dirección Gerencia, por la que se establece el procedimiento para la integración del personal estatutario con la Categoría de Enfermero/a que presta servicios en las Unidades de Hospitalización Breve de Mérida y Plasencia, en la Categoría de Enfermero/a Especialista de Salud Mental. (2016061016).
  • Acta de la reunión de la Mesa Sectorial de Sanidad. Andalucía. Sesión ordinaria. 27/06/2017
  • Instrucción del director general de recursos humanos y económicos de la Conselleria de sanidad universal y salud pública, con relación a la creación de plazas de la categoría de especialista en enfermería de salud mental. Decreto 70/2013, de 7 de junio, del Consell, por el que se ordenan diversas categorías de personal estatutario de la Agencia Valenciana de Salut. [2013/6096]
  • RESOLUCIÓN de 21 de marzo de 2018, de la Dirección General de Recursos Humanos, por la que se aprueban las bases del procedimiento del concurso específico para el ingreso en la categoría estatutaria de personal enfermero especialista. De conformidad con lo establecido en el Decreto 81/2016, de 23 de junio, por el que se crea en el ámbito del Servicio Gallego de Salud la categoría estatutaria de personal enfermero/a especialista.

Los enfermeros especialistas sin título oficial (EESTO) nos sentimos desprotegidos, sin el reconocimiento ni el respaldo legal del sistema público de salud. Creemos que la administración, a diferencia de como actuaron con los Médicos Especialistas Sin Título oficial (MESTOS), no nos ha ofrecido una vía suficiente para que podamos adaptarnos al nuevo sistema de especialización. Ya, qué tras la creación en 2005 del RD de las Especialidades de Enfermería, su puesta en marcha ha sido caótica y claramente insuficiente.

Mientras tanto los enfermeros que no pudimos acogernos a ese único proceso de convalidación, seguimos trabajando en nuestras unidades desempeñando las mismas funciones que nuestros compañeros especialistas, hasta que nos trasladen.
Creemos que esta situación lejos de mejorar irá agravándose con el tiempo ya que seguiremos realizando el mismo trabajo de especialista, pero sin el reconocimiento oficial, perdiendo derechos y desarrollo profesional.

Por ello es necesario una vía justa que nos habilite como especialistas, y se va a luchar en esta línea.


El sitio web eesto.org utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a estas páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes permitir su uso o rechazarlo, también puedes cambiar su configuración siempre que lo desees. Encontrarás más información en nuestra Política de Cookies.